SEAN GRATOS LOS DICHOS DE MI BOCA...

Y LA MEDITACIÓN DE MI CORAZÓN...