DIOS ES NUESTRO PROVEEDOR...