SI CONFÍAS EN DIOS Y LE OBEDECES, ÉL TE SORPRENDERÁ...