MIENTRAS DIOS ME TENGA EN SUS MANOS; no habrá mal que me derrumbe, envidia que me alcance