DIOS TIENE UNA RAZÓN PARA PERMITIR QUE LAS COSAS SUCEDAN...