¿QUE PASA CUANDO TU BARCO SE HUNDE?

A los predicadores nos encanta predicar sobre la barca sacudida por las olas y la tormenta pero que nuca se rompe ni se hunde.
Usamos los ejemplos de cuando los discípulos van en el barco y en medio del mar de Galilea los sorprende una feroz tormenta, pero en ambos casos Jesús o está en la barca durmiendo y lo despiertan, o viene caminado sobre las olas y aún lo hace caminar a Pedro.
En las dos historias mencionadas los vientos se calman y la barca llega intacta a la otra orilla. Por eso hacemos énfasis en estos mensajes y le decimos a la gente ¡No te preocupes tu barco nunca se hundirá!
Pero en Hechos 27: 13-44 encontramos una historia diferente: Jesús no está en el barco, Pablo y su equipo apostólico están navegando hacia Roma se desata un viento huracanado, durante 14 días no ven el sol , pierden el control de la nave, pierden la carga hasta que al final el barco encalla y se destroza por completo.
¿Cómo es esto? ¿Entonces a veces nuestro barco se hunde? La respuesta es SI; pero todo tiene un propósito.
En la vida muchas veces hay grandes pérdidas, pero algunas de ellas son necesarias.
“…Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…” He 12:1-2
Cosas que suceden cuando el barco se hunde
1- La carga se pierde: para aligerar la nave los marineros tiraron todo al mar – hay cargas en nuestra vida que nos impide cumplir el propósito de Dios para nosotros, nos estorban y frenan nuestro llamado o ministerio, la tormenta se las lleva y que damos libres.
2- Las cadenas se rompen: Pablo y los suyos fueron puestos en libertad para que se salvaran – las tormentas de la vida nos liberan de pecados ocultos, vicios y toda esclavitud.
3- El favor de Dios se activa en nosotros: El oficial romano quería salvar la vida de Pablo – así es como el favor de Dios se activa abriendo puertas que estaban cerradas, dando gracia delante de las personas (jefes en trabajo, personas en autoridad), haciendo que lo imposible se haga posible.
4- Se perdió el bote salvavidas: nadie podía escapar, eso nos lleva a depender absolutamente de Dios.
5- Las anclas del barco se cortaron: para que el viento manejara el barco cortaron las anclas – todo lo que te ate al pasado (fracasos, maldiciones, frustraciones y heridas) se pierde para que puedas llegar a ser lo que Dios ha dicho que serás.
6- La muerte se retira vencida: Pablo recibió una palabra de que nadie moriría y así fue, 276 personas se salvaron – cuando Dios permite que el barco se hunda, no es para muerte sino para vida, él sacará lo mejor de nosotros en el proceso, para llevarnos a un mayor nivel en nuestro desarrollo como hijos maduros en Cristo.
¿Cuál fue el secreto de Pablo? Su fe en una Palabra
“Así que, aunque el barco se quedará atascado en una isla, alégrense, pues yo confío en Dios y estoy seguro de que todo pasará como el ángel me dijo.” Hch 27:25
Pablo estaba seguro de la Palabra que había recibido, por eso aunque el barco se hunda no te preocupes, confía en la Palabra que has recibido, porque llegarás a tu destino profético y no habrá viento ni marea que te detenga.
Por último unos meses más tarde Pablo llegó a Roma, ¿En qué
pensáis que lo hizo? Pues en otro barco!! Así que si este se te hunde, Dios tiene uno nuevo preparado para vos.

TEMAS QUE PUEDEN INTERESARTE..

Errores que los padres solemos cometer y que destruyen la autoestima de nuestros hijos.

ORACIÓN PARA HOY LUNES 21 DE AGOSTO.

ORACIÓN PARA HOY 19 DE AGOSTO...