LO QUE DIOS PROMETIÓ, TUS OJOS LO VERÁN...