CUANDO MI ALMA DESFALLECÍA EN MÍ, ME ACORDÉ DE DIOS...