SIGUE LUCHANDO, SIGUE ORANDO...