OH JEHOVÁ, DE MAÑANA OIRÁS MI VOZ...