NO TENGO MIEDO DEL MAÑANA PORQUE SÉ QUE DIOS TIENE mi futuro en sus manos...