Esta es la Forma Correcta de Preparar el Bicarbonato de Sodio Para Disminuir la Barriga



Todos soñamos con un vientre plano y una figura hermosa. Una de la mejor técnica está en la mayoría de los hogares. Aquí nosotros te vamos a presentar la técnica más económica y más efectiva.

El bicarbonato de sodio es la fórmula para perder peso. ¿Sabes porque es tan efectivo?. Bueno porque contiene compuestos alcalinizantes y es digestivo.

La siguiente pregunta que surgiría es ¿Cómo utilizar el bicarbonato para obtener la figura que deseo? Existen tres formas que con la ayuda del bicarbonato nos ayudaran a disminuir significativamente el volumen de nuestro abdomen y conseguir ese vientre plano soñado.

Claro estos métodos deben estar siempre acompañados de una rutina de ejercicios y una alimentación sana.

Formas de utilizar el bicarbonato para disminuir el abdomen

1-Bicarbonato de sodio con vinagre de manzana

Ingredientes:

-2 cucharadas de vinagre de manzana.

-1 vaso de agua.

-½ cucharadita de bicarbonato de sodio.

¿Cómo lo vamos a preparar?
En un vaso con agua mezclaremos los dos ingredientes de forma rápida. Esta mezcla la ingeriremos todas las mañanas en ayunas.

2-Bicarbonato de sodio y zumo de limón o toronja

Ingredientes:

-1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

-1 limón o toronja.

-½ vaso de agua.

¿Cómo lo vamos a preparar?

En el vaso de agua mezclaremos el zumo de limón o de toronja con el bicarbonato de sodio. Moveremos bien hasta que se disuelvan los ingredientes. Ingiere esta mezcla en ayunas, 20 minutos antes del desayuno.

Ingredientes:

-2 limones.

-2 tazas de agua.

-1 taza de fresa.

-1 ramita de hojas de menta fresca.

¿Cómo lo vamos a elaborar?
Licua todos los ingredientes por 2 minutos, puedes agregar hielo. Ingiere 2 vasos de este batido al día.

Dato extra: puedes añadir una cucharada de canela a estas mezclas, ya que la canela favorece la pérdida de peso.

TEMAS QUE PUEDEN INTERESARTE..

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Pero yo cantaré de tu poder, Y alabaré de mañana tu misericordia; Porque has sido mi amparo Y refugio en el día de mi angustia.