Y EL SEÑOR ENCAMINE VUESTROS CORAZONES...