NUNCA ERES TAN GRANDE COMO CUANDO TE ARRODILLAS ANTE DIOS...