LO QUE DIOS RESERVÓ PARA TI, ni la envidia lo para, ni el destino lo aborta...