DIOS NO BUSCA UN CORAZÓN PERFECTO...