lunes, 27 de febrero de 2017

ORACIÓN PARA ESTA NUEVA SEMANA


Amado Dios, en este lunes me presento ante ti, con un corazón que desborda en dicha y fidelidad, y quiero tomar un minuto, no para pedirte nada, sino para agradecerte por todo lo que me has dado; el don de la vida, una hermosa familia, salud, bienestar y ganas de salir siempre adelante.

Que hermoso es poder despertar a tu creación lleno de gozo y saber que eres Tú quien guía cada uno de mis pasos y colma mi vida de maravillosos regalos y bendiciones.

Hoy como en cada día quiero ofrecerte cada una de mis actividades, de mis acciones, de mis palabras y de mis pensamientos. Por favor ilumíname para que todo aquello que yo haga contribuya al bien mío y de los demás y permíteme ser un instrumento de tu obra.

Señor, pongo en tus manos esta nueva semana, por favor protégeme, guíame, bendíceme y dame la dicha de alcanzar mis metas y más grandes anhelos. Por favor orienta mis pasos por caminos de triunfo, alegría y prosperidad.

Por mi parte, yo no me detendré, seré fuerte, confiaré y seguiré adelante, pues tengo fe en que las cosas buenas llegan para aquellos que trabajan duro por ellas y nunca se rinden.

Qué maravilloso es poder compartir con mis hermanos de toda la riqueza y bienestar que tú me brindas sin cesar.


Y si en algún momento se llegará a presentar una prueba que pusiera a prueba mi fe y mi voluntad, por favor susúrrame al oído que Tú eres mi Dios y que a todo momento caminas conmigo, enciende la luz de la esperanza en mi corazón y dame la fuerza para salir adelante, pues detrás de cada prueba, siempre aguarda una maravillosa bendición.

Amado Dios, hoy abro los ojos a la luz de este lunes con alegría, sabiendo que Tú me amas, que siempre estás conmigo y que cuidas de mí. En tus manos encomiendo mi semana, Amén.

domingo, 26 de febrero de 2017

Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.






Éxo 33:1 Jehová dijo a Moisés: Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré;
Éxo 33:2 y yo enviaré delante de ti el ángel, y echaré fuera al cananeo y al amorreo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo
Éxo 33:3 (a la tierra que fluye leche y miel); pero yo no subiré en medio de ti, porque eres pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino.
Éxo 33:4 Y oyendo el pueblo esta mala noticia, vistieron luto, y ninguno se puso sus atavíos.
Éxo 33:5 Porque Jehová había dicho a Moisés: Dí a los hijos de Israel: Vosotros sois pueblo de dura cerviz; en un momento subiré en medio de ti, y te consumiré. Quítate, pues, ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer.
Éxo 33:6 Entonces los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb.
Éxo 33:7 Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento.
Éxo 33:8 Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo.
Éxo 33:9 Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés.
Éxo 33:10 Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba.
Éxo 33:11 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.
Éxo 33:12 Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos.
Éxo 33:13 Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo.
Éxo 33:14 Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.
Éxo 33:15 Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí.
Éxo 33:16 ¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra?
Éxo 33:17 Y Jehová dijo a Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre.
Éxo 33:18 El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.
Éxo 33:19 Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.
Éxo 33:20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.
Éxo 33:21 Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña;
Éxo 33:22 y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado.
Éxo 33:23 Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro.

El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;



Sal 103:1
Salmo de David.

Bendice, alma mía, a Jehová,
Y bendiga todo mi ser su santo nombre.
Sal 103:2 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.
Sal 103:3 El es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;

Sal 103:4 El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;
Sal 103:5 El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.
Sal 103:6 Jehová es el que hace justicia
Y derecho a todos los que padecen violencia.
Sal 103:7 Sus caminos notificó a Moisés,
Y a los hijos de Israel sus obras.
Sal 103:8 Misericordioso y clemente es Jehová;
Lento para la ira, y grande en misericordia.
Sal 103:9 No contenderá para siempre,
Ni para siempre guardará el enojo.
Sal 103:10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades,
Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.
Sal 103:11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra,
Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.
Sal 103:12 Cuanto está lejos el oriente del occidente,
Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.
Sal 103:13 Como el padre se compadece de los hijos,
Se compadece Jehová de los que le temen.
Sal 103:14 Porque él conoce nuestra condición;
Se acuerda de que somos polvo.
Sal 103:15 El hombre, como la hierba son sus días;
Florece como la flor del campo,
Sal 103:16 Que pasó el viento por ella, y pereció,
Y su lugar no la conocerá más.
Sal 103:17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen,
Y su justicia sobre los hijos de los hijos;
Sal 103:18 Sobre los que guardan su pacto,
Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.
Sal 103:19 Jehová estableció en los cielos su trono,
Y su reino domina sobre todos.
Sal 103:20 Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles,
Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra,
Obedeciendo a la voz de su precepto.
Sal 103:21 Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos,
Ministros suyos, que hacéis su voluntad.
Sal 103:22 Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras,
En todos los lugares de su señorío.
Bendice, alma mía, a Jehová.

AMADO DIOS EN ESTE DOMINGO POR FAVOR BENDICE NUESTRAS ACTIVIDADES...



Me acerco hasta ti con un corazón que irradia fidelidad y alegría para darte gracias por permitirme disfrutar de un nuevo amanecer y ver todas las maravillas que me rodean.

Gracias Señor porque me diste un hogar, una hermosa familia y cada nuevo día me bendices y me proteges con amor.



Gracias por darme tu mano cuando sentía que no podía seguir y gracias porque en esta semana me diste fuerza, me ayudaste a aumentar mi fe y a avanzar en el camino de mis sueños.



En este nuevo día quiero dar lo mejor de mí y enaltecerte a través de cada uno de mis actos, por favor tómame de la mano y permíteme caminar conforme a tu voluntad.



Padre celestial, hoy quiero pedirte muy especialmente que te acerques a mi vida y a la vida de las personas que amo, por favor cuídanos y protégenos a cada instante. Ayúdanos a vivir conforme a tus mandamientos y guíanos por el camino que Tú nos has preparado.



Bendice nuestras actividades, por favor líbranos del peligro y de todo aquello que no es agradable a ti. Señor, por favor oriéntanos y ayúdanos a ser aquellas personas que Tú quieres que seamos.



Amado Dios, Te pido también que en este día ilumines nuestros corazones para que seamos capaces de amar y comprender a nuestros semejantes, perdonarlos aunque nos hayan hecho daño y a tomar las mejores decisiones en beneficio de todos.





Por favor rodéanos con tu amor y cuídanos a cada instante, permítenos un día de gloria y renuevo y que tu dulce amor nos acompañe a donde quiera que vayamos. Por favor mira nuestras vidas y concédenos las gracias por las que te clamamos, porque tuyo es por siempre el reino, el poder y la gloria, Amén.